¿Son los gatos realmente la mejor opción para el problema de ratones en Exaltación, Beni?

por Erika Alandia Robles

17113.jpg

Los gatos domésticos en ambientes naturales cazan animales nativos, reduciendo sus poblaciones, pudiendo además transmitir enfermedades a otros carnívoros nativos y personas. Foto: sciencenews.org (con autorización para uso no comercial)

La campaña “Dona un gato para Exaltación” que se viene realizando para hacer frente a la plaga de roedores que se vive en el municipio de Exaltación en Beni, está provocando diversas reacciones en la población y los medios. A fin de brindar argumentos que ayuden a evaluar la pertinencia de la implementación de esta estrategia, en la presente nota (publicada en el periódico La Palabra del Beni en fecha 06 de octubre de 2016) analizo el impacto que el traslado de gatos domésticos podría tener a nivel de la producción agropecuaria, la salud y el medio ambiente en el municipio de Exaltación.

Existe evidencia publicada de que estrategias basadas en el uso de gatos domésticos para el control de roedores no solo No son efectivas (Wodzicky 1973; Pearson 1966; Errington 1946 y 1956) sino que, por los efectos adversos que tienen, los expertos no recomiendan su empleo (Cudjoe 1994).

Una estrategia de esta naturaleza, mediando la introducción de una especie doméstica sin que su población sea controlada sistemáticamente, podría tener efectos negativos tanto sobre la producción agropecuaria como sobre la sanidad animal y la salud pública, e impactos irreversibles en la restitución del equilibrio de ecosistemas. De este modo, no sólo no se resolvería el problema actual, sino que estrategias de este tipo contribuirían a que los mismos se agraven e incluso den originen a nuevos problemas.

A nivel de la producción animal, se tienen datos confirmados de Rabia bovina en el municipio de Exaltación (SINAVE 2010), confirmándose así tanto la circulación del virus rábico como la presencia de su principal hospedero, el murciélago vampiro Desmodus rotundus en la zona. Los gatos introducidos, al reproducirse, aumentarán considerablemente la población de animales susceptibles a adquirir y transmitir la Rabia. Si esto ocurre, no solo se verán afectados los gatos sino que también podría afectarse la producción de ganado y, obviamente se constituiría en un serio riesgo para la salud humana.

IMG-20161007-WA0000.jpg

En algunas comunidades, como ésta en la Amazonía Boliviana, los gatos pueden ser bastante abundantes, causando daños ecológicos y de salud cuyos impactos deben ser estudiados con mayor profundidad. Foto usada con autorización del autor. 

A nivel de la producción agrícola, se sabe que los gatos domésticos son cazadores por excelencia y su efecto sobre las poblaciones de aves, lagartijas y murciélagos es muy grande, siendo, de hecho, los causantes directos de la desaparición de al menos 63 especies de animales en todo el mundo (Loss et al. 2013). La introducción de una cantidad tan importante de gatos (entre 100 y 400, según la fuente que se consulte) y de todas las crías que estos vayan a producir, tendrá sin duda efectos sobre las poblaciones de aves y murciélagos, que no sólo son polinizadores, sino que, junto con las lagartijas, son controladores naturales de insectos. Al favorecerse el incremento de las poblaciones de insectos como saltamontes, gusanos y otros, estamos corriendo el riesgo de causar un nuevo desequilibrio ecológico en la zona, pudiendo producirse nuevas pérdidas de cultivos pero esta vez por ataques de insectos plagas.

A nivel de la salud pública, no solamente estamos hablando del riesgo de incremento de casos de Rabia, como ya mencioné. No olvidemos que, al reducirse las poblaciones de aves, murciélagos y lagartijas se incrementarán las poblaciones de mosquitos (entre ellos el Aedes aegypti), favoreciendo así el incremento de casos de Dengue, Chikungunya y fiebre amarilla e incluso la introducción de virus Zika, entre muchas otras, en las poblaciones humanas locales.

Según las autoridades que la promueven, además de ayudar a controlar los roedores, esta estrategia está “destinada a reparar el desequilibrio ecológico en la zona”. Lastimosamente, esta estrategia puede tener un efecto contrario ya que sabemos que en Bolivia, enfermedades como la Panleucopenia Felina son endémicas en gatos domésticos, y se demostraron prevalencias elevadas de ésta enfermedad así como de Calicinovirus Felino en gatos domésticos del país (Fiorello et al. 2004 y 2007). Ambas enfermedades pueden transmitirse a las poblaciones de felinos silvestres (reportadas en felinos silvestres del Kaa Iya y de Madidi también por Fiorello), pudiendo causar efectos sobre sus poblaciones. Esto es altamente preocupante en un área donde la fauna silvestre ya está bajo un serio estrés por la sequía, la desaparición de su hábitat por fuego y la falta de alimento. En estas condiciones, la introducción de patógenos puede tener muy serias consecuencias sobre las poblaciones de felinos silvestres, dificultando aún más la restitución del equilibrio de ese ecosistema.

Por la edad que tienen los gatos donados, sabemos que no todos ellos serán esterilizados antes de ser entregados (dato que fue confirmado por personal de Animales S.O.S del Beni). Además, en el supuesto que se vacune contra la Rabia a todos los gatos a ser entregados, el peligro serán las crías de esos gatos, los cuales sabemos se convertirán en ferales (o asilvestrados) en su mayoría en breve plazo, y muy difícilmente serán vacunados. Igualmente, los gatos donados no se vacunarán previamente contra otras enfermedades relevantes como Panleucopenia, Calicivirus o Herpesvirus Felino, con lo cual se podría afectar seriamente a las poblaciones de depredadores nativos de la zona. Estos mismos predadores que, si sus números fueran adecuados, serían los encargados biológicos de controlar los roedores que hoy gatillan este problema inusual.

Son muchos los riesgos a correr por una estrategia de probada inefectividad y cuya implementación causará, sin dudas, más riesgos y problemas que beneficios. Correr estos riesgos se torna además innecesario cuando se cuenta con estrategias cuya efectividad fue demostrada en nuestro medio. Estrategias basadas en la eliminación de nidos y madrigueras, la eliminación de la vegetación alrededor de patios para crear perímetros de seguridad, y el uso de trampas con cebo, por ejemplo, permitieron reducir efectivamente  las poblaciones de roedores en San Joaquín durante la epidemia de FHB en los años ´60 (Velarde et al. 1965). Además del uso de mejores prácticas de manejo de cultivos, no debemos despreciar prácticas locales altamente efectivas para el control de roedores. Pongo como ejemplo el caso de las trampas de caída empleadas por en comunidades indígenas T´simanes, las cuales no requieren de mayor tecnología que saber cavar huecos profundos para capturar ratones alrededor de sus cultivos. El uso de este tipo de estrategias puede constituirse sin duda en alternativas al problema de resistencia a los rodenticidas que denuncian las autoridades locales de Exaltación y que son muy comunes de presentarse en roedores.

Para finalizar, creo pertinente recordar que la aplicación de medidas de control inmediato de las poblaciones de roedores no servirá de mucho si no viene acompañada de estrategias claras que permitan restituir el hábitat degradado, favorecer el retorno de los depredadores silvestres naturales a la zona y el equilibrio del ecosistema. Prácticas como la instalación de percheros para águilas y nidos para búhos cerca de los chacos, por ejemplo, son medidas que podrían considerarse y para cuya implementación, deberá pensarse en buscar asesoría de gente con experiencia en el tema.

 

Referencias

Cudjoe, A. 1994. Vertebrate pests of cassava in Africa and their control. African Crop Science Journal, Vol. 2. No.4, pp.497-503.

Errington, P. 1956. Factors limiting higher vertebrate populations. Science, 124:304-307.

Errington, P. 1946. Predation and vertebrate populations. Quarterly Review of Biology, 21:144-177, 221-245.

Fiorello, C.; Noss, A.; Deem, S.; Maffel, L. & Dubovi, E. 2007. Serosurvey of small carnivores in the Bolivian Chaco. Journal of Wildlife Diseases, 43(3):551-557.

Fiorello, C.; Deem, S.; Gompper, M. & Dubovi, E. 2004. Seroprevalence of pathogens in domestic carnivores. Animal Conservation 7:45-54.

Loss, S.; Will, T. & Marra, P. 2013. The impact of free-ranging domestic cats on wildlife of the Unites States. Nature Communications, 4:1-7.

Pearson, O. 1966. The prey of carnivores during one cycle of mousse abundance. Journal of Animal Ecology, 34:217-233.

Velarde, L.; Johnson, K.; Mackenzie, R. & Kuns, M. 1965. Fiebre Hemorragica Boliviana. Boletin de la Oficina Sanitaria Panamericana, p. 93-105.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s